15:09   ·   Jueves 22 de Octubre de 2020
LOCALES
04/07/2020
¡Gracias docentes!


¡Gracias docentes!
El docente correntino ha resultado clave para enfrentar la emergencia sanitaria causada por la pandemia. Y seguirá siéndolo, porque la actividad educativa no se detuvo jamás. Todo lo contrario: se transformó en el principal síntoma de normalidad de los hogares, con la presencia de la maestra, el profesor, la seño del jardín de infantes y los integrantes del cuerpo directivo.

Esta afirmación que pronunciamos desde AMET tiene como objetivo agradecer el intenso trabajo de adaptación del servicio educativo a las nuevas condiciones de vida que impuso la necesidad del distanciamiento social. Una realidad que no imaginábamos, pero que se precipitó de un día para el otro como consecuencia del coronavirus.
Los docentes demostraron toda su sapiencia para generar las condiciones que permitieron que la educación a distancia fuera una realidad. Y gracias a ellos podemos decir que nuestros niños y jóvenes no vieron interrumpido el proceso de incorporación de conocimiento. Fue exactamente a la inversa, ya que lo dinamizaron con nuevos métodos.
Los docentes correntinos llegaron a cada alumno a través de clases virtuales, por whatsapp, por zoom, mediante sus propias computadoras y sus propios teléfonos celulares, utilizando la señal de internet de sus hogares. Y cumplieron un rol central que consistió en brindar un clima de ordenamiento horario y actitudinal en cada hogar de la provincia.
La gimnasia de prepararse para la clase, el compromiso de cumplir con la tarea, la oportunidad de debatir con sus compañeros de división y con el docente mismo, significó para los alumnos y sus familias una oportunidad de canalizar energías mediante una ocupación altamente constructiva y enriquecedora.
En otras palabras, la escuela en Corrientes nunca se detuvo. Tampoco para las actividades extracurriculares de índole social. Y en este punto queremos dedicar un párrafo especial a los docentes y auxiliares que asistieron a los establecimientos educativos para mantener en funcionamiento la cocina de nuestras escuelas públicas, desde donde salieron las raciones para alimentar a las familias más necesitadas durante la cuarentena.
Mucho se habla de los profesionales de la salud y de los trabajadores esenciales que están en la trinchera. Y está bien que así sea. Pero desde AMET queremos recordar que en su propia trinchera están los docentes, educando, formando e incluso acompañando espiritualmente a la ciudadanía a través de una actividad que nunca se detuvo, sino que incrementó sus horarios hasta hacerlos totalmente flexibles, porque cuando el alumno necesita evacuar una duda, allí están el profe o la seño, en el teléfono, respondiendo con el cariño de siempre.

Rufino Fernández



Fuente: AHORACORRIENTES.COM

Fotos del día
Notas más leídas